Girona


Debido a su situación geográfica, estas tierras han sido lugar de paso de todas las oleadas invasoras que, procedentes del continente europeo, se dirigían al litoral mediterráneo. Así, Girona estuvo habitada por pueblos iberos (indigetes y ausetanos), griegos focenses (que fundaron Ampurias y Roses), romanos (Gerunda, levantada en la Vía Augusta), musulmanes, francos y cristianos. Renombrados personajes históricos, como Guifré I el Pilós (también conocido como Vifredo I el Velloso), su sucesor Guifré II Borrell, Ramón Borrell o el rey aragonés Juan I, están relacionados con estas tierras. Durante la alta edad media el territorio gironí se organizó en cinco condados: Gerona (unido al de Barcelona), Besalú, Ampurias, Peralada y Cerdaña. Girona se constituyó definitivamente en provincia en 1833. Fue escenario de muchos enfrentamientos que tuvieron lugar durante la guerra de Sucesión española o las Guerras Carlistas, así como de numerosos levantamientos republicanos. En la provincia de Girona nacieron figuras tan ilustres en el campo de las artes y las letras como los escritores Joaquim Ruyra i Oms y Josep Pla, los historiadores Jaume Vicens Vivens y Joan Reglá Campistol, y los pintores Salvador Dalí y Esteve Francés.

 

 

 

 


                          L'Escala

Ampurias, ciudad fundada por los griegos de Focea como factoría comercial en el islote de Sant Martí —hoy tierra firme—, a 4 km de L'Escala (Girona, España). Denominada Emporion por los griegos, su función era ser un 'emporio' comercial de los griegos focenses de Massalia (Marsella), en un afán por dominar los mercados peninsulares, dada su competencia secular con otros pueblos griegos y, especialmente, con los fenicios. Su fecha de fundación se remonta a principios del siglo VI a.C. y desde entonces sirvió de escala a los griegos en sus rutas de cabotaje hacia el sur, así como de elemento aculturador entre las tribus iberas, urbanizándolas. Transformada en ciudad y edificada una ciudad nueva en tierra firme, dejó de depender de Massalia y acuñó moneda. En el 218 a.C. desembarcaron allí los romanos, de los que fue fiel aliada hasta su transformación en colonia romana por Julio César (Emporiae).


Palamós

Palamós, municipio de poco más de 16.000 habitantes, situado en el centro de la Costa Brava (Catalunya - España), es el resultado de la unión de la villa de Palamós y del pueblo de Sant Joan de Palamós, unión que se realizó el año 1942.
   El pueblo de Sant Joan, pertenece a la parroquia de Santa Eugènia de Vila-romà, que nació hacia la mitad del siglo XII. Por el contrario, la villa de Palamós fue fundada por el rey de Aragón, Pere II El Gran, el año 1279, para salvaguardar su puerto, uno de los más importantes de Catalunya en los siglos XIV y XV, en su condición de puente en las campañas militares en Italia y el posterior comercio con todo el Mediterráneo.
   En el año 1428 se creó la parroquia de Santa María de Palamós, separándose de la de Vila-romà. La consecuencia inmediata fue la construcción de la iglesia de Santa María a partir del año 1439. Esta iglesia no está orientada en el eje Este-Oeste como es normal, sino que se giró 90º debido a que no había espacio suficiente para su construcción.
   Por decisión del rey Fernando el católico, en el año 1484 la villa de Palamós se convirtió en condado, incluyendo dentro de sus límites las parroquias de Vila-romà (Sant Joan de Palamós) y Vall-llobrega. Su primer conde fue Galcerán de Requesens, capitán general de la Armada española. Su hija, Elisabet de Requesens, y el marido de esta, Ramón de Cardona, en el año 1521, financiaron la segunda fase de construcción de la iglesia de Santa María. Sus escudos de armas fueron esculpidos en los arcos de las dos primeras capillas laterales.
   La condición de puerto de mar, por un lado causó enorme perjuicios a los habitantes de la villa, como el saqueo y la destrucción a que fue sometida por la escuadra turca de Barba-roja, en el año 1543.
Pero por otro lado también supuso un alto grado de bienestar para sus moradores, por los beneficios del comercio y la pesca.
   La relativa bonanza económica de los últimos años del siglo XVI, propició la construcción del bonito retablo de la iglesia parroquial, enriquecido con siete cuadros de Isaac Hermens, de Utrech, pintor de cámara del conde de Palamós. También se construyó el muro de la Planassa y una buena parte de las murallas y bastiones.

                     
   Palamós fue una plaza fuerte muy importante a lo largo del siglo XVII, especialmente en las guerras con Francia. Dentro de sus murallas y en la ciudadela de sa Punta llegó a haber más de 3.000 soldados estacionados, pertenecientes a diversas nacionalidades, pero predominando los tercios de Nápoles.
   La plaza de armas de Palamós fue tomada al asalto por el mariscal francés   La plaza de armas de Palamós fue tomada al asalto por el mariscal francés Noailles, en el mes de Junio del año 1694. En los diez días que duró la batalla, el ejército francés sufrió enormes pérdidas humanas en los distintos intentos por tomar la villa. Como represalia, los soldados franceses cometieron verdaderas barbaridades con los defensores y un año más tarde destruyeron sistemáticamente todos los elementos defensivos (murallas, bastiones, fosos) así como la ciudadela o fortaleza de sa Punta y el primer convento de frailes agustinos, construido en su interior. En conmemoración de la batalla, el rey francés Luís XIV, el rey Sol, hizo acuñar una moneda con la leyenda "Palamo vi capta".
   Los frailes, después de varios intentos por reconstruir su convento, se quedaron en el Hospital de los Pobres del   Los frailes, después de varios intentos por reconstruir su convento, se quedaron en el Hospital de los Pobres del Pedró. A los pocos años, el Ayuntamiento les cedió el edificio, donde construyeron el segundo convento, que fue definitivamente destruido hace pocos años para poder urbanizar "Les Pites".

                                        
La destrucción de las murallas produjo un efecto positivo en la estructura de la villa, ya que permitió la expansión del núcleo urbano, hasta entonces encorchetado dentro del círculo amurallado.
Toda la primera mitad del siglo XVIII fue de total miseria para los habitantes de Palamós. La destrucción de la villa por los franceses y la enorme deuda contraída produjo un éxodo masivo de sus habitantes, que se redujeron a no más de 500..
   En la segunda mitad del siglo XVIII se inicia una época de gran auge económico y demográfico con la industria del corcho, verdadero motor económico de Palamós hasta la llegada del turismo..
El puerto, que había sufrido importantes reformas a partir del 1740, también se benefició de la pujante industria corchera, que provocó la construcción del dique de abrigo (El puerto, que había sufrido importantes reformas a partir del 1740, también se benefició de la pujante industria corchera, que provocó la construcción del dique de abrigo (moll nou) a partir del año 1902 y la ampliación del muelle comercial, a partir del año 1910. Para completar la infraestructura a nivel provincial, se construyó una línea de tren que unía Palamós con Flaçà y Girona (1887-1956).
   La villa de Palamós volvió a ser castigada durante la Guerra Civil española (1936-1939). Los bombardeos destruyeron total o parcialmente más del 30% de las casas. Pero fue la especulación provocada por el turismo la verdadera causa de la completa desaparición de la mayoría de los edificios y de los lugares más emblemáticos de Palamós y de sus alrededores. Hoy Palamós es un municipio relativamente tranquilo que cautiva a sus visitantes, sobre todo si prueban las famosa gamba de Palamós..


        Sant Feliu de Guíxols

 

   Los orígenes de la población se remontan al siglo IV a.C., con asentamientos íberos como el del “Turo del Guíxols”. Posteriormente tuvo lugar un proceso de romanización.
   En el siglo X se instaló el monasterio benedictino que ejerció un poder feudal durante gran parte de la Edad Media.
   Durante los siglos XVI y XVII, las actividades derivadas de la pesca fueron la principal fuente de riqueza.
   Es en la segunda mitad del siglo XVIII cuando irrumpe con fuerza la industria del corcho, que se mantendrá hasta nuestros días como una forma de vida.
   La población se industrializa a lo largo del siglo XIX y sufre un importante crecimiento demográfico. Desde mediados del siglo XX el turismo se convierte en la principal fuente de riqueza y crecimiento.
   En la actualidad, la explosión turística que ha tenido toda la zona se deja ver aquí. La pequeña villa marinera se ha convertido en uno de los núcleos más importantes de la Costa Brava, una ciudad dinámica que ofrece al visitante una naturaleza exuberante reflejada en sus bosques y en una costa salpicada de acantilados y playas, todo ello acompañado por la calidad de sus servicios y equipamientos.

Pagina Principal 

Presentación     Historia-1    Historia-2    Gastronomía    Fiestas y  Eventos    Lugares de  Interés  Monumentos    Monumentos 2    Webcam de la Costa  Brava    Carnaval de Palamós

Paginas Vistas

Calcula los usuarios online de tu web o blog